¿Afecta el calor en verano a nuestra salud dental?

Acabamos de entrar en la estación favorita por excelencia. El verano huele a mar, a amigos, a desconexión, a libertad, a descanso, a halitosis. ¡ESPERA!. ¿Cómo va a oler el verano a halitosis?

La realidad es que esta época del año tiene numerosas ventajas para nuestro estado de ánimo, pero nuestro cuerpo lo sufre de otra manera.

Uno de los factores de mayor riesgo son las altas temperaturas que, junto con la exposición solar y una actividad diaria media, dan como resultado un aumento de la perdida de líquidos (agua) de nuestro organismo. Como respuesta, el cuerpo se adapta y aprende a convivir con ese déficit de agua y sales minerales, lo que provoca una disminución de saliva. La sequedad bucal se deriva de esta pérdida de saliva, encargada de proteger, en gran parte, a nuestros dientes de agentes dañinos externos.

La sequedad bucal es el escenario perfecto para las bacterias, pudiendo desarrollarse casos de caries o incluso gingivitis. En otros casos, el panorama se limita a derivar en una halitosis severa o un aumento de la sensibilidad dental hacia el frio o el calor.

Cualquier de los problemas anteriores tiene una solución más que asequible: HIDRATAR NUESTRO CUERPO. Si en las épocas más calurosas nos esforzamos en compensar el agua o sales minerales que perdemos, nuestro cuerpo no deberá adaptarse a ese déficit de líquidos, por lo que seguiremos segregando saliva de manera habitual.

Desde López y Suárez Clínica Dental, te dejamos nuestras recomendaciones para que este verano sea positivo y saludable en todos los ámbitos, por supuesto que también en el de tu salud dental:

  1. Cepillado e higiene bucal, sin excusas. En las épocas estivales tendemos a salir más de lo habitual y descuidar la higiene bucal como consecuencia. ¡Esto se ha terminado! Prioriza el cepillado y las revisiones en cualquier situación.
  2. No te olvides del hilo dental, es fácil de llevar, y puede sacarte de un apuro si estás fuera de casa.
  3. Alimentos saludables. Céntrate en comer mucha fruta y verdura, dado que sus altos contenidos en agua ayudarán a reforzar la hidratación, especialmente necesaria durante el verano.
  4. Lleva en tu bolso o neceser un kit de cuidado bucal, donde incluyas un cepillo de dientes, hilo dental y dentífrico. De esta manera tu boca siempre estará libre de bacterias.
  5. BEBER, BEBER Y BEBER MÁS AGUA.

Y recuerda, en verano, siempre cepillo en mano.

¿Interesado en el TAC dental?

TAC Dental

WhatsAppTeléfonoFinanciaciónEmailUrgencias dentales