Category Archives: Higiene dental

El uso del chupete

El uso del chupete es muy común en los bebés y en los más pequeños de la casa. Para ellos supone un alivio y un calmante natural instantáneo. Tiene grandes beneficios e inmediatos, calmándoles la ansiedad y el dolor durante la erosión de los primeros dientes, y este es el motivo por el que muchos padres recurren a él de forma continuada y prolongada en el tiempo.

Sin embargo, es importante saber que un uso extenso y prolongado del chupete, así como el hábito de succionar el pulgar o cualquier otro dedo, puede ser perjudicial para el desarrollo bucodental futuro de los más pequeños.

En los primeros meses de vida del bebé el uso del chupete no resulta tan problemático, pero, si se extiende en el tiempo, puede dar lugar a problemas en el desarrollo de la boca y de la dentadura del niño, tanto a corto como a largo plazo.

¿Por qué el chupete puede producir malformaciones dentales?

Como hemos dicho anteriormente, el chupete tiene numerosos beneficios para el bebé, existiendo incluso estudios que promueven el uso del chupete en etapas tempranas para la formación del paladar.

Pero, a medida que el niño empieza a crecer, comienza a desarrollarse su estructura bucal, sus dientes, el habla y las arcadas dentarias. Este desarrollo se puede ver afectado por la succión que se realiza al utilizar el chupete, pudiendo generar malformaciones, desplazamientos de los dientes y hasta deformaciones del paladar.

Entre las consecuencias más comunes que pueden darse por este uso o más bien, “abuso”, continúo del chupete encontramos:

  • La mordida abierta. Lo que provoca que los incisivos tanto superiores como inferiores no se cierren correctamente, sobre todo con uso del chupete en niños a partir de los 5 años.
  • Desarrollo incorrecto e insuficiente del maxilar superior. Esto ocurre porque el chupete y su presión desplazan la lengua, provocando un desarrollo anormal en su estructura.
  • Malformación en las arcadas dentarias.
  • Paladar deformado. Debido a la fuerza de succión.
  • Retraso en el habla. Afectando a los movimientos naturales de la lengua, lo que puede llegar a retrasar el habla y provocar una alteración en la pronunciación correcta de las palabras.
  • Incorrecta alineación de los dientes.

Consejos sobre el uso del chupete

Lo recomendable es hacer un uso responsable y limitado del chupete, y si tu hijo se resiste a abandonar a su querido compañero y te preocupa su salud bucodental, en Clínica López y Suárez podemos resolver tus dudas al respecto, ayudarte con determinados consejos y técnicas de deshabituación. El objetivo es llevar contigo un correcto seguimiento del desarrollo de los dientes de tu hijo o hija así como ayudarte a prevenir a tiempo posibles consecuencias a largo plazo en sus dientes, paladar o arcadas dentarias.

Esperamos haberte solucionado algunas dudas, y por supuesto, estaremos siempre a tu disposición para atender cualquier consulta o lo que necesites de manera completamente personalizada, sin ningún tipo de compromiso

No dudes en llamarnos: Tel. 950 63 17 63 y Whatsapp. 676 46 47 74, o escribirnos a hola@lopezysuarezclinicadental.com

¡Estaremos encantados de ayudarte!.

Flúor y salud bucodental, todo lo que debes saber

La caries sigue siendo un problema en la salud dental a nivel mundial, ya que la placa bacteriana es la responsable de la mayoría de los problemas con nuestros dientes y encías. Ahora bien, la buena noticia es que con el Flúor podemos combatirla y proteger nuestro esmalte dental.

El Flúor está presente en nuestro día a día, ya que lo tomamos de forma sistemática en el agua potable que tomamos. Existen estudios que demuestran que las personas que toman agua potable fluorada presentan menos patologías de huesos y dientes debido a sus fantásticas propiedades.

También lo usamos de forma tópica al encontrarse en la mayoría de pastas dentales, colutorios, geles y barnices.

Hoy, desde este artículo, te contamos todo lo que debes saber sobre el Flúor dental. ¡Sigue leyendo y descúbrelo!

¿Qué es el Flúor?

Es un mineral producido naturalmente. Lo podemos encontrar tanto de forma mineral (fluorita), o en forma de sales (fluoruros), presente en el agua de mar, la atmósfera, la vegetación y en algunos alimentos y bebidas.

Es importante diferenciar el Flúor presente en el agua potable de nuestra comunidad y el Flúor dental, del que hablaremos hoy, que es el que aplicamos directamente sobre los dientes para proteger su esmalte y prevenir las caries.

Beneficios del flúor en saludbucodental

En dosis adecuadas, es beneficioso para la salud. Además de reducir la caries en un 50%, existen algunos beneficios adicionales que proporciona el uso de Flúor en nuestra higiene dental:

Aumenta la resistencia del esmalte

La aplicación de Flúor en los dientes, provoca una reacción con el calcio de los mismos, formando fluoruro de calcio. Al reaccionar con los cristales del esmalte dental, lo fortalece y aumenta la resistencia del esmalte, previniendo así la aparición de caries tanto en niños como en adultos.

Es antibacteriano  

El Flúor actúa frente al crecimiento de bacterias que producen sarro.

Tanto a edades tempranas como adultas, el Flúor es beneficioso. Los niños se benefician porque sus dientes están aún en formación y, en adultos, es muy útil para tratar problemas periodontales o de pérdida de encías, ya que reduce la sensibilidad al frío y evita la caries en el cuello y raíces de los dientes.

Permite remineralizar la capa del esmalte

Después de comer, en la boca se producen ácidos que provocan la desmineralización (se trata de de una disolución de calcio y fósforo que se encuentra debajo de la superficie dental).

Al igual, que el proceso contrario, en el proceso de remineralización, la saliva ayuda a reponer el calcio y el fósforo que conservan la fortalezas de los dientes.

Si el Flúor está presente, los minerales depositados son más fuertes, ayudan a fortalecer los dientes y evitan la disolución que se producirá en la próxima fase de desmineralización.

Concentraciones óptimas de flúor

Barnices y geles:

Por su elevada concentración de Flúor el uso de flúor en estos formatos, (entre 5.000 y 12.500 ppm en el caso de los geles y entre 1.000 y 56.300 ppm en el caso de los barnices), es un procedimiento reservado solo a profesionales especialistas para la prevención de caries en dientes definitivos.

Su aplicación está especialmente enfocada a los pacientes que tengan un riesgo elevado de sufrir caries. En niños menores de seis años no se recomienda su aplicación ya que podría ocasionarles algún problema digestivo.

Colutorios

Son soluciones diluidas de sales de Flúor para realizar enjuagues bucales tanto diarios como semanales.

Según el tipo de colutorio la concentración de Flúor puede variar: por ejemplo, en los colutorios de uso diario presentan una concentración de fluoruro sódico al 0,05 por 100 (225 ppm), y, en los de los uso semanal, es de un 0,2 por 100 (900 ppm). La cantidad utilizada en cada enjuague es de unos 10 ml, y se mantiene durante un minuto en la boca, evitando siempre su ingestión.

Pastas Dentífricas

Las pastas dentífricas fluoradas son el método más idóneo de la aplicación de Flúor, por su comodidad, bajo coste y facilidad de aplicación de forma local y externa en los dientes.

La cantidad de Flúor presente suele ser de 1000 a 1400 partes por millón (ppm) y se recomienda que lo contengan todas las pastas dentífricas para uso diario, tanto en niños mayores de 6 años como en adultos.

Las cantidades diarias recomendadas de Flúor para personas adultas son 4 mg al día en hombres y 3 mg al día en mujeres.

Recuerda que es importante utilizarlo y aplicarlo siempre de forma adecuada y en la dosis recomendada. Ante cualquier duda, contáctanos siempre con antelación y te asesoraremos desde nuestra Clínica dental López y Suárez en Almería, ya que nuestros especialistas valorarán algunos factores como la edad, factores genéticos, características específicas de tus dientes y otros factores de riesgo que puedas presentar a la hora de determinar tu dosis más adecuada.

Si necesitas más información, estamos a tu entera. Consúltanos en el Tel. 950 63 17 63, o escríbenos a hola@lopezysuarezclinicadental.com.

Cuidados dentales durante el embarazo

Probablemente uno de los momentos más emotivos y bonitos de la vida comienza cuando te dan la noticia de que estás embarazada. En ese instante se paraliza el mundo, todo tu alrededor se convierte en armonía e ilusión. A medida que avanza el tiempo y comenzamos a notar movimiento o “pataditas”, nuestro cerebro y sistema nervioso solo piensa y actúa en consecuencia, para cuidar y dar lo mejor a nuestro futuro bebé.

En este periodo de la mujer juega un papel muy importante el cuidado dental. Todo recae en mantener una adecuada higiene bucal, sin sarro, manchas o bacterias. Esto se verá traducido en unos dientes sanos y protegidos frente a enfermedades bucales como la gingivitis, la caries o la periodontitis, enfermedades con las que se pueden ver perjudicado el feto durante la gestación.

El origen de los posibles problemas dentales durante el embarazo radica en los cambios fisiológicos y hormonales que sufre el cuerpo femenino a la hora de prepararse para la gestación. Algunos de los síntomas del embarazo, como las náuseas, vómitos y aumento de la permeabilidad oral pueden dar lugar a las siguientes consecuencias para la salud oral de las mamás:

Periodontitis

Normalmente, una gingivitis que genera una hipersensibilidad de las encías por aumento de la permeabilidad vascular.

Movilidad dentaria.

Si la gingivitis se convierte en una periodontitis, podría conllevar el movimiento dental a posteriori.

Erosión dental.

Debido a la exposición dental al acido gástrico cuando se producen vómitos recurrentes.

Sensibilidad dental.

Como consecuencia de las erosiones anteriormente mencionadas, el esmalte se daña, erosiona, y expone los nervios a estímulos hipersensibles. Los vómitos, náuseas y antojos, aumentan la frecuencia de las comidas. ¿Consecuencias? descuido de la salud oral, provocando en la mayoría de los casos mal aliento.

Halitosis

Los vómitos, náuseas y antojos, aumentan la frecuencia de las comidas. ¿Consecuencias? descuido de la salud oral, provocando en la mayoría de los casos mal aliento.

embarazo y salud ental

Otro aspecto que debemos tener en cuenta, a la hora del cuidado dental especial en mujeres embarazadas, es cuando acudimos a la clínica dental. La paciente debe sentarse en un sillón donde la posición que adquiera sea de ligero decúbito lateral, mediante un cojín debajo del glúteo derecho para evitar la compresión sobre la vena cava inferior. El tiempo estipulado paras las revisiones rondará los 30 minutos, y será recomendable no exceder ni sobrepasar dicha hora, para que todo fluya con normalidad.

La gran mayoría de los problemas anteriormente mencionados se remedian con una buena salud oral, y una constancia antes, durante y después del embarazo. Estas pequeñas acciones no solo mejoran la salud general de las mujeres, sino que también contribuye a la salud del bebe, disminuyendo el riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer o preeclampsia/eclampsia.

Y recuerda, todo comienza y termina con una sonrisa sana y cuidada. Prepárala durante esta época para darle la mejor bienvenida y mostrar tu mejor sonrisa muy pronto a tu bebé.

Un cepillo de dientes ¿para toda la vida?

Las enfermedades bucales, como el resto de enfermedades, son impredecibles e incluso a veces, inevitables. Sin embargo, existe un truco muy sencillo, fácil y económico que no falla para la prevención de muchas de ellas: HIGIENE BUCAL COMPLETA y DIARIA.

¿Qué quiere decir higiene bucal COMPLETA diaria?

Lo cierto es que la higiene bucal no consiste en un cepillado de dientes a toda prisa y un minuto antes de salir de casa. Un correcto cuidado de la boca comienza con el buen estado de los utensilios de limpieza y termina con un cepillado pautado y a conciencia después de la ingesta de alimentos. No obstante, haremos un repaso de los tips más importantes:

  1. El número de veces al día que debes cepillarte los dientes no existe. Los limpiarás cada vez que comas, por tanto, si comes 3 veces, deberías cepillar tus dientes tres veces, pero, si por el contrario comes 6, pues 6. Que el número no te limite.
  2. El cepillado debe durar entre 3 y 4 minutos, utilizando una técnica que toque todas las caras del diente; no debes olvidar la parte interna ni los molares, aunque sean menos visibles.
  3. Cepillar tu lengua es casi tan importante como cepillar los dientes. Sin embargo, esta tarea déjala para el final, dado que, si cepillas los dientes después de tu lengua, pasaras las bacterias existentes en la lengua al resto de la boca. Todo tiene su orden.

Pero, ¿te has parado a pensar en tu cepillo?

El cepillo es la herramienta vital que determinará la eficacia del cuidado dental. Continúa leyendo para comprobar si cumples la mayoría de las recomendaciones de los especialistas:

  1. Existen cepillos dentales con diferentes durezas, dependiendo de la intensidad de las cerdas. Lo recomendable es media o suave, dependiendo de la sensibilidad dental del consumidor.
  2. Renueva el cepillo cada 2 o 3 meses, sin falta.
  3. En caso de padecer una gripe, resfriado, o enfermedad, debes renovar el cepillo después de terminar de padecerla. De esta manera evitarás posibles residuos o bacterias procedentes de la enfermedad.
  4. Este punto parece el más obvio, sin embargo, los más pequeños de la casa no lo ven tan descabellado: NO compartas el cepillo de dientes bajo ninguna circunstancia.
  5. Tras el cepillado, limpia el cepillo con abundante agua eliminando restos de pasta dental y posibles bacterias en su totalidad.
  6. Si sois varios miembros en la familia, evitar utilizar el mismo cepillero. En caso de ser así procurar que los cepillos no se toquen entre sí.
  7. ¿Y el capuchón que viene con los cepillos de dientes? Tiene la cobertura perfecta para proteger los cepillos, permitiendo la entrada de aire y sin cubrir por completo.
  8. ¿Te vas de vacaciones? Cúbrelo bien durante el transporte para que no se transmitan las bacterias del entorno.

¿Cumples al menos 4 de las 8 recomendaciones? ¿O por lo menos las conocías? Entonces estás en el punto exacto para comenzar a poner el foco en la importancia de cuidar nuestro cepillo dental de manera reiterada.

Piensa que es una herramienta que utilizamos varias veces al día, y que por tanto su desgaste es mayor que el de otros utensilios frecuentes. Si sumamos que la boca es un foco de bacterias que provienen de las comidas y en muchas ocasiones de las manos, deberíamos poner aún más atención en su cuidado.

Y, por supuesto, para cualquier duda que necesites, en López y Suárez Clínica Dental, estamos a tu completa disposición. Consúltanos en el Tel. 950 63 17 63 o en C/Altamira 26, 04005 Almería.

¿Afecta el calor en verano a nuestra salud dental?

Acabamos de entrar en la estación favorita por excelencia. El verano huele a mar, a amigos, a desconexión, a libertad, a descanso, a halitosis. ¡ESPERA!. ¿Cómo va a oler el verano a halitosis?

La realidad es que esta época del año tiene numerosas ventajas para nuestro estado de ánimo, pero nuestro cuerpo lo sufre de otra manera.

Uno de los factores de mayor riesgo son las altas temperaturas que, junto con la exposición solar y una actividad diaria media, dan como resultado un aumento de la perdida de líquidos (agua) de nuestro organismo. Como respuesta, el cuerpo se adapta y aprende a convivir con ese déficit de agua y sales minerales, lo que provoca una disminución de saliva. La sequedad bucal se deriva de esta pérdida de saliva, encargada de proteger, en gran parte, a nuestros dientes de agentes dañinos externos.

La sequedad bucal es el escenario perfecto para las bacterias, pudiendo desarrollarse casos de caries o incluso gingivitis. En otros casos, el panorama se limita a derivar en una halitosis severa o un aumento de la sensibilidad dental hacia el frio o el calor.

Cualquier de los problemas anteriores tiene una solución más que asequible: HIDRATAR NUESTRO CUERPO. Si en las épocas más calurosas nos esforzamos en compensar el agua o sales minerales que perdemos, nuestro cuerpo no deberá adaptarse a ese déficit de líquidos, por lo que seguiremos segregando saliva de manera habitual.

Desde López y Suárez Clínica Dental, te dejamos nuestras recomendaciones para que este verano sea positivo y saludable en todos los ámbitos, por supuesto que también en el de tu salud dental:

  1. Cepillado e higiene bucal, sin excusas. En las épocas estivales tendemos a salir más de lo habitual y descuidar la higiene bucal como consecuencia. ¡Esto se ha terminado! Prioriza el cepillado y las revisiones en cualquier situación.
  2. No te olvides del hilo dental, es fácil de llevar, y puede sacarte de un apuro si estás fuera de casa.
  3. Alimentos saludables. Céntrate en comer mucha fruta y verdura, dado que sus altos contenidos en agua ayudarán a reforzar la hidratación, especialmente necesaria durante el verano.
  4. Lleva en tu bolso o neceser un kit de cuidado bucal, donde incluyas un cepillo de dientes, hilo dental y dentífrico. De esta manera tu boca siempre estará libre de bacterias.
  5. BEBER, BEBER Y BEBER MÁS AGUA.

Y recuerda, en verano, siempre cepillo en mano.

¿Lesiones musculares y caries?

Una caries es un tipo de erosión y orificio que aparece en los dientes de forma permanente, teniendo en muchas ocasiones zonas con colores más amarillentos u oscuros. Entre las numerosas causas que pueden causar las caries encontramos los alimentos azucarados y una higiene bucal deficiente. Pero esto no es ninguna sorpresa.

En cambio, ¿qué tiene que ver una lesión muscular con las caries?

La odontología deportiva es la disciplina encargada de estudiar la relación existente entre la salud dental y el rendimiento deportivo. Su trabajo consiste en estudiar, revisar, controlar, prevenir y tratar las lesiones, golpes y enfermedades en la boca del atleta o deportista.

Se asocia que la práctica de deporte favorece la salud bucodental, y por el contrario una salud oral deficiente pone en riesgo la salud de todo nuestro cuerpo a través de inflamaciones sistémicas causadas en muchas ocasiones por una infección bacteriana grave.

Una falta de higiene bucal puede derivar en una acumulación bacteriana en dientes y encías, ocasionando caries y enfermedades en los tejidos que rodean los dientes. Si esta infección traspasa al torrente sanguíneo puede llegar al corazón, estómago, hígado y sistema muscular, transportando las bacterias a los músculos y articulaciones. Esto puede producir fatiga, cansancio o situaciones de malestar.

Tanto es así, que algunos estudios revelan que el 18% de los deportistas reconoce que los problemas de su salud bucodental han influido negativamente en su rendimiento deportivo. Un porcentaje muy elevado entre los millones de deportistas que existen.

Además, existen casos concretos de deportistas que padecían de calambres regulares en los gemelos. Los asistentes de cuidado deportivo realizaban numerosas pruebas en diferentes ámbitos hasta que una revisión bucodental dictaminó la existencia de caries escondidas en los molares. Tras tratarlas, el deportista dejo de padecer los calambres. Por este motivo, muchos médicos recomiendan revisiones dentales ante lesiones no traumáticas antes de proseguir con otras pruebas médicas.

Es asombroso cómo el cuerpo humano está completamente interrelacionado entre sí, de tal manera que una infección bucal podría llegar hasta el corazón o incluso hasta el gemelo a través del torrente sanguíneo. Aunque parezca un proceso complejo, que tiene una solución muy simple, y como comentábamos antes, muy repetida por los profesionales: BUENA HIGIENE BUCAL Y ADECUADA ALIMENTACIÓN.

 

Blanqueamiento dentales caseros, ¿buena o mala idea?

El blanqueamiento dental se cataloga dentro de la odontología estética como un tratamiento que consiste en conseguir reducir las tonalidades del esmalte del diente original hasta conseguir una sonrisa más blanca y radiante.

Pero, ¿por qué nace la necesidad de blanquearnos los dientes?

Lo cierto es que, de manera progresiva y por la propia naturaleza del esmalte del diente, cada vez nuestra sonrisa pierde brillo y vitalidad. Es simplemente el paso del tiempo. Sin embargo, existen factores externos, y que dependen de nuestros hábitos, que pueden acelerar dicho proceso:

  1. Una inadecuada higiene oral.

El uso de algunos productos destinados a la higiene bucal puede erosionar el esmalte o favorecer su deterioro. Puede ser el caso de enjuagues bucales o pastas dentales que contienen clorhexidina, cuyo uso está destinado para la inflamación de encías.

  1. Alimentación.

Somos lo que comemos, y es que el proceso de digestión comienza en la boca. Todos los alimentos son masticados por nuestra dentadura con ayuda de la saliva, y pasan ya directamente al estómago. En ese proceso de masticado es donde se producen muchas roturas de esmalte y desgaste, dependiendo del tipo de alimentos que solemos ingerir. A partir de ahora, ten en cuenta los siguientes:

  • Café y té. Contienen taninos y pueden causar manchas perceptibles en el esmalte del diente.
  • Vino tinto. Contiene alto nivel de acidez que erosiona el esmalte.
  • Frutas y verduras. Sobre todo, las piezas de color más oscuro, con altas concentraciones cítricas. Por ejemplo los arándanos, moras, cerezas o remolacha.
  • Bebidas gaseosas o zumos de frutas. Sobre todo, si son de colores oscuros y tienen altos contenidos en azúcares añadidos.
  • Salsas con colores intensos, como la soja o el vinagre de Módena, los cuales contienen agentes decolorantes.
  • Colorantes y azúcares dañan gravemente el esmalte.

Recuerda que las bebidas son más peligrosas a la hora de dañar el esmalte, porque por un lado ingerimos mayor volumen de líquido que de comida, y por otro lado aprovechan la porosidad del esmalte para afectarlo en mayor medida.

¿Ya eres un experto en blanqueamiento dental?

Lo cierto es que esto es solo una pincelada sobre cómo se deteriora el esmalte de nuestros dientes y aparecen esas manchas que pueden ser incómodas a la hora de sonreír. Pero debemos tener en cuenta que en los blanqueamientos dentales NO existen atajos. En internet y las redes sociales se están viralizando muchos tratamientos de blanqueamiento dental casero que no tiene en cuenta las siguientes cuestiones:

  1. Historial clínico del paciente. Si tiene carillas de porcelana o composite que no se blanqueen con el tratamiento, o enfermedades bucales.
  2. Hábitos o recomendaciones a tener en cuenta durante y después del blanqueamiento.
  3. Si la dentadura es apta para la realización del blanqueamiento dental.
  4. Peligros del abuso de este tipo de tratamientos no controlados.

Los blanqueamientos dentales sin asesoramiento de un experto, pueden ocasionar graves daños en el esmalte y la salud del propio diente. Algunos de ellos son:

  • Bicarbonato sódico, limón o agua oxigenada son algunos de los componentes que se recomiendan para los tratamientos de blanqueamiento casero. Lo que no saben es que frotar cualquiera de estos productos contra los dientes puede abrasar el esmalte o dar lugar a problemas de sensibilidad a largo plazo.
  • Podemos desgastar el esmalte; único tejido del cuerpo humano que no se regenera de manera natural.
  • Consumo de frutas como fresas o comer cascaras de plátano no son remedios científicos que aseguren el blanqueamiento dental, aunque sí te harán pasar un mal rato casi con total seguridad.
  • Cuidar los productos de higiene bucal que están a disposición de todos. Leer su composición y consultar con expertos en la materia.

En resumen…

Muchos de nosotros soñamos con tener una sonrisa blanca y brillante. Evitar todos aquellos productos que desgastan nuestro esmalte sí que es un remedio que puede contribuir a nuestra meta. En caso de que no sea suficiente, acude a profesionales de odontología estética, quiénes te asesoraremos sobre la mejor opción para conseguir esos resultados que tanto anhelas.

Y, sobre todo, recuerda que en los tratamientos dentales no existe la magia, sino profesionales cualificados. ¡Lo barato, al final, siempre sale caro!

 

Para más información llámanos sin compromiso al Tel. 950 63 17 63, o escríbenos por WhatsApp al Móvil 676 46 47 74. También puedes visitarnos nuestra clínica dental en Calle Altamira, 26, 04005 Almería, bajo cita previa.

Síndrome de Sjögren

El síndrome de Sjögren o el síndrome de la boca seca, es una enfermedad autoinmune sistémica crónica, que provoca la destrucción de las glándulas secretoras exocrinas, las responsables de producir las lágrimas y la saliva. Este síndrome puede afectar a cualquier parte del organismo, como intestino, bronquios, pulmones, glándula tiroides, piel, músculos, riñones y sistema nervioso, pero sus síntomas más frecuentes son la sequedad oral y ocular.

¿Cómo afecta a nuestra salud bucal?

El síndrome Sjögren  destruye el tejido de las glándulas salivales causando así la disminución de la producción de saliva (hiposialia), provocando sequedad oral, irritación de la mucosa, queilitis glandular, halitosis y caries. Por tanto quien padece dicho síndrome al no generar suficiente saliva, puede padecer una variedad de problemas bucales.

La presencia de la saliva en la cavidad oral es muy importante, porque gracias a ella se mantienen húmedos los tejidos orales y mantiene sana nuestra boca, ya que la saliva es una defensa o agente limpiador de los dientes, además facilita mucho nuestras acciones diarias como hablar o masticar.

Enfermedades o problemas bucales provocados por el síndrome Sjögren

  • Resequedad de la boca.
  • Hinchazón de las glándulas salivales o de la lengua.
  • Infección oral causada por hongos (llamada Cándida): provoca enrojecimiento y ardor en el recubrimiento de la boca y disminución del gusto.
  • Mayor incidencia de caries dental.
  • Deterioro de los dientes especialmente cerca del filo de las encías.
  • Dificultad para tragar o hablar.
  • Dolor de garganta.
  • Mal aliento.
  • Alteraciones en el gusto.
  • Riesgo de enfermedades en las encías.
  • Lesiones orales traumáticas y de etiología autoinmune.

Recomendaciones para evitar la sequedad bucal

  • Mantener una buena higiene bucodental: Para ello debes realizar una correcta limpieza bucodental, eliminar bebidas alcohólicas, el tabaco, y mantener una dieta sana y equilibrada eliminando las comidas y bebidas azucaradas, los ácidos, el picante y comidas muy calientes, para no irritar las zonas sensibles.
  • Debes tener una buena hidratación en la boca añadiendo a tu día a día bebidas sustitutas de la saliva como la leche o el agua, tomando sorbos pequeños de agua durante el día te ayudará a mantener una buena salivación en la boca.
  • Tomar chicles o caramelos sin azúcar para generar más saliva y que las glándulas estén en constante funcionamiento.
  • Usar sustitutos de saliva o geles para cubrir el revestimiento de la cavidad oral, especialmente cuando la boca se reseca más que suele ser durante la noche. Aplicar hidratación labial para proteger tu boca con algún tipo de vaselina o protector labial para que estos no se sequen y así poder evitar que la boca se seque demasiado.
  • Tratar de respirar por la nariz en lugar de por la boca en la medida de lo posible. Especialmente durante la noche humedecer el aire con un humidificador de ambientes, esto te permitirá reducir la sequedad de la garganta y la lengua.

Si tienes problemas de sequedad en tu boca acude a un especialista para valorar el grado de gravedad y por si pudieras padecer el síndrome de Sjögren. Para cualquier duda o aclaración que necesites sobre este tema o cualquier otro en referencia a tu salud bucal somos tu clínica dental de confianza, no dudes en contactarnos llamando al  950 63 17 63. ¡Hasta pronto!

Diastema: Los dientes separados

¿Qué es un diastema?

Un diastema es la separación o hueco entre dos dientes. Puede presentarse entre cualquiera de nuestros dientes, pero se observa con mayor frecuencia en los dos dientes frontales del área maxilar superior o los incisivos centrales. Lo conocemos frecuentemente por “paletas separadas”

Este rasgo tan característico es habitual encontrarlo en la sonrisa de los más pequeños. Un diastema se suele producir en la etapa de iniciación dental o dientes de leche de los niños, aunque en la mayoría de los casos suelen corregirse de forma natural cuando estos se caen y adquieren su dentición definitiva.

También puede ser frecuente en adultos, en estos casos pueden corregirse para cerrar los huecos y así evitar que los restos de comida se queden atrapados entre los dientes, en especial entre las muelas. Pero la mayoría de las veces se corrige por motivo estético más que funcional, principalmente si encontramos el diastema en los incisivos centrales (paletas)

Causas de un diastema o separación dental

El diastema puede ser de origen hereditario, simplemente por las cualidades anatómicas de cada persona, o adquirido por diferentes causas variando según sus sintomatologías o patologías.

  • DIENTES PEQUEÑOS: El tamaño, la forma y anchura de los dientes es una información genética predeterminada según el ADN de cada persona. Principalmente suele ocurrir cuando los incisivos laterales (los dos dientes a la derecha de las “paletas”) son demasiado pequeños provocando que los incisivos centrales (“las paletas”) se separen para tratar de cerrar ese hueco.

 

  • EL FRENILLO LABIAL: El frenillo que une el labio superior con la encía es demasiado grande y fibroso, crece de forma anómala hasta ocupar parte del espacio entre las piezas dentales, desplazándolas en direcciones opuestas, creando y agrandando el hueco.

 

  • MALA POSICIÓN DENTAL: Si los dientes están torcidos pueden aparecer diastemas. Al colocarlos de forma recta esta separación desaparecerá.

 

  • DESAJUSTE DENTAL: Se produce un desajuste entre el tamaño del hueso maxilar superior y el de los dientes, cuando éstos son demasiado pequeños y el espacio amplio, por lo que se crean estos huecos interdentales.

 

  • HÁBITOS LINGUALES: El gesto de empujar la lengua contra los dientes puede deberse a un simple hábito involuntario o a que la lengua sea demasiado grande (macroglosia), provocando que los dientes se “abaniquen” y se vean separados.

 

  • PÉRDIDAS DENTALES: La pérdida de una pieza dental provoca que los dientes adyacentes se hayan desplazado causando estos espacios entre ellos.

 

  • PERIODONCIA: En algunos una enfermedad periodontal produce una pérdida de soporte óseo asociada a la inflamación de las estructuras dentales, causando la pérdida de encía y hueso. Los dientes se vuelven más estrechos y aparecen diastemas entre ellos.

¿Cómo puedo corregir el diastema?

Tratar estos dientes separados es sencillo. Cada vez son más los pacientes que acuden a nuestra clínica dental en Almería, interesados en eliminar este espacio interdental. Lo primordial es establecer la causa por la que se tiene este hueco entre los dientes y a partir de ahí, nuestro odontólogo recomendará un tratamiento u otro. Entre los posibles:

 

  • ORTODONCIA: Si el diastema está causado por una mal posición, una discrepancia entre el tamaño del hueso maxilar y los dientes, o por el tamaño de dientes, la mayoría de las veces la mejor solución es un tratamiento de ortodoncia. Cada pieza dental se irá alineando y ocupando su lugar, creando una bonita sonrisa. Pueden utilizarse tanto brackets como ortodoncia invisible.

 

  • FRENECTOMÍA: Si la causa de los dientes separados es el frenillo labial lo más habitual es recurrir a una cirugía. Realizado un pequeño corte en la membrana para eliminarla o para reducir el tamaño de esta. Se trata de una operación sencilla y sin riesgos para el paciente.

 

  • CARILLAS DENTALES: Cuando el diastema afecta solo a los dientes frontales, la solución por excelencia es el uso de carillas dentales para cerrar espacios y armonizar la sonrisa, ya sean carillas de composite o de porcelana. Es una forma muy rápida y sencilla de corregir dientes separados, siempre que el paciente tenga la mordida correcta y los dientes en una buena disposición.

 

  • CORONAS Y PUENTES. De manera similar a los implantes dentales, las coronas y puentes permiten cubrir la falta de una o varias piezas dentales, obteniendo la forma, el tamaño y la resistencia de cualquier otro diente natural.

 

  • CIRUGÍA ORAL: Se realiza en aquellos casos donde haya problemas con el tamaño del hueso maxilar de la cara.

La moda del diastema

En ocasiones hay ciertas modas o tendencias que adquirimos sin saber realmente el por qué, lo vemos en redes sociales, en famosos o celebrities y estos influyen sobre nuestro comportamiento, estilo o actitud. Pero cuando la tendencia se trata de modificar tu cuerpo para ir a la moda, hay que saber si realmente es saludable o no para nosotros.

En los últimos años hemos visto un auge de tener un espacio entre los dientes incisivos centrales superiores o lo que conocemos coloquialmente como las “paletas separadas” Una de las razones principales por las que algunas personas siguen esta moda estética es porque aporta inocencia y juventud al rostro.

¿Es saludable esta moda?

Si decides quedarte con el diastema por estética, te recomendamos que cuides mucho tu higiene dental y que te asegures que esa separación entre los dientes no causa problemas en tu dentadura, si la boca en su totalidad funciona correctamente y que el diastema no será un problema para el futuro.

Hay veces que tenemos la necesidad de pertenecer y seguir una tendencia, lo que nos llevan a realizar acciones que pueden llegar a afectar nuestra salud. No es recomendable crear un diastema simplemente para seguir la moda.

Por tanto pese a que las separaciones entre los dientes no presentan ningún problema directo para la salud bucodental, debemos recordar que cuando los dientes no están en su posición correcta y en armonía con los demás, se produce una alteración en la mordida pudiendo dañar negativamente a nuestra estructura dental, sobrecargando, fracturando o desgastando los dientes, también puede afectar a nuestra higiene bucodental, manera de respirar, e incluso generar sobrecargas y molestias musculares o cefaleas.

Si existe un espacio entre tus piezas dentales y quieres corregirlo o eliminarlo, en López y Suárez Clínica Dental, evaluaremos sin compromiso tu alteración interdental. Contamos con las mejores soluciones y los mejores profesionales para el tratamiento que neceistas.

 

No dudes en contactarnos en el Tel. 950 63 17 63 o visitarnos bajo cita previa en C/Altamira, 26, 04005 Almería. Somos expertos en Historias de Sonrisas.

Cuidado del cepillo dental en época de Covid-19

Durante la pandemia del Coronavirus, se ha podido comprobar que el virus SARS-CoV-2 en la primera semana de infección es muy activo en las vías altas respiratorias (garganta), siendo la saliva y la boca un medio de infección directo.

Un hábito cotidiano como es el cepillado de dientes, ante esta situación, debemos de adaptarlo también a la nueva normalidad. Durante la pandemia cualquier medida de precaución que adoptemos para prevenir el contagio es poca. No olvidemos que el cepillo puede ser una fuente de bacterias, virus y hongos, por lo que debemos mantenerlo siempre limpio.

Es importante adoptar unos hábitos especiales de higiene y asociarlos al cuidado del cepillo dental. Otra forma más de prevenir y proteger nuestra salud durante esta difícil pandemia del COVID-19.

8 PASOS IMPORTANTES QUE DEBEMOS SEGUIR

1.Lavado de manos

Lavarse muy bien las manos con agua y jabón durante al menos 40 segundos, antes de tocar el cepillo dental, ya que los virus presentes en nuestras manos pueden penetrar en nuestra mucosa oral con mucha más facilidad.

2.Cepillado de dientes

Lavarse los dientes de forma habitual con una pasta dentífrica fluorada durante al menos 2 minutos y después de cada comida. Es aconsejable asociar el cepillado con la higiene interdental, bien con hilo de seda o con cepillos interproximales.

3.Lavar el cepillo de dientes

Es importante una vez finalizado el cepillado, lavar correctamente el cepillo dental con abundante agua para retirar los restos de pasta dentífrica y residuos alimenticios.

4.Desinfección del cepillo de dientes

Durante la pandemia se recomienda desinfectar el cabezal de cepillo de dientes después de cada uso. Es aconsejable utilizar povidona yodada diluida al 0.2%, agua oxigenada diluida al 1% o cloruro de cetilpiridinio al 0.05-0.1%. Para la correcta desinfección debemos de sumergir el cabezal en la solución y dejarlo actuar durante 1 minuto.

5.Secar el cepillo

Después de usar el cepillo dental es recomendable secarlo muy bien. El correcto secado se realiza dando vueltas al cepillo de derecha a izquierda para eliminar el exceso de agua y humedad, factores que favorecen la aparición de bacterias y hongos en nuestro cepillo. Una vez sacudido el cepillo debe colocarse con el cabezal hacia arriba para que el resto de humedad se escurra hacia el mango y no al contrario.

6.Mantener el cepillo alejado del inodoro o del lavabo

El virus del SARS-CoV-2 está presente en la orina o las haces y en las bacterias de nuestras manos. Es aconsejable no tener el cepillo al aire libre ya que el virus se puede encontrar en el aire y depositarse en el cepillo de dientes. Estos deben estar alejados al menos 1 metro del inodoro y lavabo.

7.Que no se toquen los cepillos

Es un error guardar varios cepillos en un mismo recipiente o vaso. Los cepillos no deben tocarse unos con otros para prevenir el contagio cruzado de virus, bacterias y hongos. Debemos de almacenar cada cepillo por separado.

8.Al finalizar volver a lavarnos las manos 

Una vez finalizado nuestro proceso de higiene bucodental debemos de volver a lavarnos las manos con abundante agua y jabón durante al menos 40 segundos.

 

En el caso de dar positivo en COVID-19, se debe de aumentar el nivel de higiene bucodental. Hay que seguir las recomendaciones sanitarias aislándose en una habitación y si es posible usar un cuarto de baño para la persona contagiada, en caso de no tener más de un baño, es recomendable desinfectar el baño después de cada uso.

Es muy importante cambiar el cepillo de dientes una vez hayas dado negativo en SARS-CoV-2 y haya finalizado el periodo de contagio. Cuida tu salud y la de todos los demás.

Desde Finedent confiamos en que sigas estos consejos ¡Sigue nuestro blog para más información!

¿Interesado en el TAC dental?

TAC Dental

WhatsAppTeléfonoFinanciaciónEmailUrgencias dentales